Jump to content
Sign in to follow this  
buscandome

CAPÍTULO 49 - RIDICULIZAR AL OTRO O MENOSPRECIAR SUS OPINIONES

Recommended Posts

CAPÍTULO 49 - RIDICULIZAR AL OTRO O MENOSPRECIAR SUS OPINIONES

- LO QUE NO ES APROPIADO -

 

Este es el capítulo 49 de un total de 200 –que se irán publicando-  que forman parte del libro RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS HAN ENSEÑADO Y CONVIENE SABER.

 

 

La pareja que se ha elegido es, de algún modo, la prolongación de uno mismo, por lo que, además de merecerse absolutamente todo el respeto del que es digno cualquier otra persona, se merece una atención especial, un cuidado sumo, un respeto máximo, y no se debe atentar contra ella menospreciándola, poniéndola en ridículo, desautorizando sus opiniones –mandándola callar, por ejemplo, o comentando: “tú sólo dices tonterías…”, “no sabes de qué hablas…”-, porque es una ofensa que debiera doler a quien la emite por ser tan ruin y poco considerado.

 

Es aún peor si ese desprecio se hace ante otras personas, porque si ya es grave hacerlo en el ámbito privado, aún es más dañino y perjudicial ante otras personas, desprestigiándola y humillándola públicamente.

 

Si hay desacuerdos en algunas opiniones, es más correcto hablarlo en casa tranquilamente, exponiendo lo que se piensa y haciendo ver el punto de vista personal –que no tiene por qué ser el acertado o el óptimo-. En cualquier caso, aunque no se llegue a un acuerdo de opiniones, es imprescindible el respeto absoluto al otro. La opinión del otro puede estar desacertada, pero ha de ser respetada.

 

Si la otra persona no es o no se comporta como uno quisiera, lo adecuado es tratar el asunto en privado e ir trabajando en la solución, si es necesario y ambos están de acuerdo, pero repito que no es correcto humillar al otro –aunque sea de un modo leve o, casi peor aún, de un modo irónico/sarcástico- porque la dignidad del otro reclama su derecho a ser respetada.

 

Si el menosprecio o la ridiculización se hacen con mala intención, es deplorable y no tiene perdón. Eso habla muy mal de quien lo hace. Ante los ojos de los otros quien realmente queda mal no es a quien se intenta agraviar, sino quien tiene la maldad de hacerlo. Y puede lograr que los otros se sientan realmente mal ante esa actitud. Además de que pueden pensar que si trata así a su pareja… ¿qué no dirá de ellos cuando no estén?

 

Y si se hace en un tono de broma, tener cuidado porque hay bromas que le hacen gracia a uno pero hieren al otro. Y respetar al otro, sea quien sea ese otro, es un derecho que hay que respetar.

 

Ante personas que obran de este modo, es necesario plantarse y no permitirlo, obrando del modo que se considere apropiado para lograrlo, y llegando, si es necesario, a enfadarse muy seria y duramente para dejar clara la postura con respecto a ello, con las consecuencias que eso conlleve.

 

En este asunto, tolerancia cero.

 

SUGERENCIAS PARA ESTE CASO

 

- Respetar a la otra persona es respetar a la relación y a uno mismo.

- Nadie tiene derecho a ridiculizar ni menospreciar a otra persona.

- Si el otro no sabe, se le enseña. Pero no solamente se le critica y mal.

- Jamás decir algo malo de la pareja delante de otras personas.

- Los consejos sobre comportamiento o ideas que se quieran hacer, que sean en casa y con respeto.

 

 

Francisco de Sales

 

(Si le interesa ver los capítulos anteriores, están publicados aquí:

(Palabra Censurada, está prohibido el SPAM)index.php/board,89.0.html)

 

1 a a escarga.jpg

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
Sign in to follow this  

×
×
  • Create New...