Jump to content
Sign in to follow this  
osamabinmusic

Mi alma me reclama en mis sueños (morbo)

Recommended Posts

No me pregunten de dónde salió esto. Ni siquiera quiero recordarlo. Yo sólo lo escribí.

 

Debe servir de algo.

 

Mi blog: http://osamabinmusic.tumblr.com/

 

El sol se encontraba radiante para cualquiera que aceptase la invitación a jugar por el campo raso. Aquel niño no rechazaría dicha invitación y, debido a que sus padres se encontraban ocupados en sus quehaceres debido a la buena época en que se encontraban, empezó a caminar de aquí hacia allá distraído por todo lo que le llamase la atención. Sí, como en aquellas abejas que se posaban en las flores, con ese vuelo aparentemente errático que con sorprendente presición podían hacer cosas en las flores difíciles de ver a no ser que estuviera muy cerca.

 

Algo había aprendido de las abejas más que cualquier otra cosa y era el no acercarse demasiado. Al menos, eso daba a entender su temor a hacerse notar ante ellas. En seguida perdió convenientemente su interés al intentar seguir a …

 

[ Todo fue imágenes de un niño que revoloteaba por el campo hasta entrar a un bosque. Caminaba de aquí para allá mientras una niña le seguía. Se había unido a su juego. Sólo imagenes. Una cara alegre. Caras de duda. Curiosidad aquí y allá. Un río. Los niños. Hasta que las escenas se hacían cada vez más fluidas. De pronto, sentí amargura. ]

 

Allí estaba “el hombre que arruina sueños e inocencia” al acecho. Veía cómo jugaban los niños. No sentía regocijo. No sentía alegría. Todo era carne. Lascivia. Todo fue despreciable y excitante en ese instante. El lobo estaba vestido con piel de oveja y consigo traía muchas cosas llamativas. Trampas para hacer caer a sus presas. La moralidad y el sentido común no cabían allí.

 

- Niños, ¿me ayudan a traer algunos juguetes para jugar en el río? - decía con toda dulzura.

Entonces, el niño preguntó ingenuamente - ¿tiene barquitos? - A lo que la oscuridad oculta en un brillo fingido respondió - Claro. Y si se quieren bañar, pueden ocupar trajes de baño que tengo guardados.

La niña dudaba, pero el pequeño ingenuo se veía entusiasmado.

 

- ¡Vamos! ¡Vamos! Juguemos - Y la niña que se tomaba el vestido y se movía aún indecisa. Demoró para luego decir vacilante - Bueno… vamos.

 

El hombre estaba encendido, sin embargo, debió contenerse y seguir con su actuación. Sus deseos carnales sabían perfectamente como alimentarse y, a la vez, eclipsar los pensamientos y sentimientos más puros. Todo se habría ido pudriendo poco a poco y sólo quedaba ese cáncer que tan bien le hacía sentir.

 

Los llevó a una cabaña donde ambos entraron corriendo. [Todo se volvía borroso, pero fue temporal ] . Les dijo - ¡Miren todos los juguetes que tengo!

 

[ No. No dije nada. No estaba incómodo. ¿Dónde estaba? No sé. Sólo miraba y si algo faltaba, yo mismo lo terminaba. Quería ver lo impredecible, no lo indecible ni lo que estaba prohibido ver. Luego aparecieron imagenes aborrecibles que causaban dolor. Me causó. Le causó satisfacción. Le causó dolor. Una imagen de un hombre que miraba una colección de fotos. La foto antigua de una familia. La culpa golpeaba. Nos golpeaba. ]

 

Su mente le traicionaba. Su corazón hería. Ambos empezaron a batallar como no lo habían hecho antes, pero la carne prevaleció. La carne embruteció al hombre y en esa situación decidió buscar a aquellos niños. La obsesión se hacía más y más patente a medida que pasaba el tiempo y no los hallaba.

 

- El río - se dijo a sí mismo. Y caminó raudamente hasta allí donde los halló. Se habían llevado los trajes de baño e iban a empezar a cambiarse. Tenían los juguetes y estaban alegres. [Todo se hacía más borroso] . Los niños estaban al otro lado del río ¿cómo habían cruzado?

 

Irritado porque quería satisfacerse, decidió nadar cruzando el río hasta llegar a ellos. Ya había estado allí otras veces y no había por qué temer. Siempre salía con vida.

 

Llevaba la mitad del camino así que miró al frente. Los niños le saludaban. ¿se burlaban? ¿le invitaban? ¿por qué estaban a la misma distancia que cuando entró al agua? Poco a poco el río se hacía más ancho, más turbulento, más hondo. Sí, más peligroso. [La oscuridad envolvió el lugar]. Entonces, se asustó. Todo era pánico y aquellos deseos insensatos habían desaparecido.

 

- ¡Ayúdenme! - empezó a gritar mientras dificultosamente intentaba mantener la cabeza sobre el agua - ¡Búsquen alguna soga! ¡Algo!

 

Y lo que en un principio parecía un saludo, se transformó en una despedida. Aquellos niños desaparecieron de la vista de aquel hombre débil perdiendose en el bosque. Le entró el pánico. Nadaba desesperadamente, pero el río lo atrapaba aún más en cada intento. Un grito se ahogaba en su garganta. Esto fue más de lo que pensaba.

 

Siempre conseguía llegar al otro lado del río, y volvía sin consecuencias. Pero esta vez no fue así porque se alejaba cada vez más de aquella pared cristalina. Esa que divide la realidad de la fantasía. Aquello que lo separaba del mundo de la acciones para quedarse en el extraño mundo de los pensamientos y recuerdos. Todo se volvía más oscuro y todo esfuerzo por salir a flote era en vano. Ni siquiera veía las orillas. Ni siquiera veía el fondo. Ni el sub-cielo. Nada.

 

Todo era oscuridad y silencio absolutos. Su mente le había abandonado y su corazón le había rechazado. El tormento apenas empezaba y nada quería saber sobre juicios. No quería pensar en todo lo que había hecho. De hecho, ni siquiera quería pensar, porque sabía que la amargura sería el comienzo de su muerte después de su muerte. Sí, sí …sí ….. [Todo era borroso. Hasta los pensamientos. Hasta … ]

 

Abrí mis ojos y me recliné inexpresivo. Si hubiese sido un día de semana sólo me hubiese levantado y llenado mi mente con responsabilidades, información, tareas y cosas imaginativas. Pero no, no había apuro. Me quedé inmóvil. Recordaba un poco “aquellas cosas”, esas “escenas”, pero mi semblante no era ni siquiera el de alguien que se refregase los ojos, o de alguien vivo o sin ganas. Nada de eso. Sólo era el de un cuerpo con vida y sin emociones. ¿Qué era eso? ¿Cuál era el mensaje? Sólo recordaba. No pensaba en ello.

 

Pronto lo olvidaría, ya que no era nada importante ¿o sí?

 

http://osamabinmusic.tumblr.com/post/27311270609/mi-alma-me-reclama-en-mis-suenos-morbo

Edited by osamabinmusic

Share this post


Link to post
Share on other sites

Insinuante , perturbador...puedo respirar la sutileza con tus palabras , sin embargo , hay instantes en que lo grotesco genera un repudio , y no por el tema , sino porque rompe con la continuidad del momento . Un consejo te puedo dar : Pulir aquello que crea una ruptura.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Insinuante , perturbador...puedo respirar la sutileza con tus palabras , sin embargo , hay instantes en que lo grotesco genera un repudio , y no por el tema , sino porque rompe con la continuidad del momento . Un consejo te puedo dar : Pulir aquello que crea una ruptura.

Si, si. Es algo que debo seguir trabajando. Pretendo escribir más constantemente para mejorar en todos los aspectos posibles, siempre y cuando me retroalimente con la vida misma. Mi objetivo final es poder hilar algún buen argumento para un libro. Paso a paso.

 

Gracias por tu comentario. :lol:

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
Sign in to follow this  

×
×
  • Create New...