Home Actualidad Carta de una profesora a su hijo

Carta de una profesora a su hijo

carta

La siguiente es una carta que nos hizo llegan María José, Educadora diferencial para expresar lo frustrada que se siente como profesora y como madre… y como duda de que con los cambios que  se vienen en la reforma eso cambie para los profesores como ella … Esto es lo que lo que sintió después de enterarse que su hijo tiene 5 promedios rojos.

Seguramente es un sentimiento y representa a muchos de los profesores de Chile.

A continuación la carta de María José a su hijo.

Hijo mío:

Antes de todo quiero decirte que eres lo más importante  para mí. Te amo con toda mi alma y mis fuerzas.

Sé que he sido incompetente en muchos sentidos hijo mío. No he sabido entregarte los momentos y las mejores cosas que tengo. No he sabido darte tiempo ni espacio. Siento que he fallado como madre.

Podría justificarme diciendo tantas cosas… Podría echarle la culpa al extenuante horario de trabajo que tengo, y por el cual se me hace imposible hasta pasarte a  buscar en las tardes. Horario que determinó que estuvieses más horas en el colegio de lo realmente debes. Jornadas de trabajo que no me permiten estudiar contigo diariamente ni revisar tu mochila debido a lo cansada que estoy. Sin embargo  no existe justificación para mis actos.

Sin duda mi deber como madre es agotar todas las instancias, incluso por sobre mis propias capacidades, para darte todo lo que te he negado durante estos 10 años.

He asumido compromisos con tus profesores  que no he cumplido, estableciendo un discurso repetitivo “soy profesora , casa de herrero cuchillo de palo”

He sobrepuesto mis intereses personales, emocionales y académicos por sobre los tuyos hijo mío.

Perdóname hijo por no haber ido a tu partido de fútbol y hacerte barra como los demás papás. Perdóname por no haber ido a ver tu obra de teatro. Perdóname por no ir a las reuniones de apoderados y por no conocer a los padres de tus compañeros y amigos. Perdóname por no participar activamente de la directiva de tu curso. Perdóname por no tener auto aun para llevarte a lugares más bonitos y naturales, y en vez de eso llevarte al mall que sé que en nada satisface tu curiosidad de niño ni tus vivencias que debiesen ser 100% significativas. Perdóname por no hacer deporte contigo todos los sábados como tanto me lo has pedido.

Perdóname mi cielo por pasar 6 horas pedagógicas con un estudiante sentada entregándole herramientas para alcanzar el curriculum, apoyándolo y  conociendo sus estilos de aprendizaje, y al mismo tiempo no conocer tus  propias capacidades mi vida entera.  Perdóname por apoyar a tantos niños y dejar de lado al niño más importante. TU.

Perdóname mi vida entera por no hablarte los primeros 30 minutos que llego a la casa ni contestarte tus inquietudes del mundial de fútbol. Perdóname hijo mío por mostrarme abatida y triste en algunos momentos y equivocadamente buscar en tu cariño el consuelo que necesito, cuando eres tú el que debe necesitarme y no yo a ti. Perdóname  por apurar tu desarrollo en cuanto a la autonomía y decirte en tantas ocasiones “debes hacerte responsable, debes hacerlo solo” cuando la verdad durante todos estos años fue cuando más me necesitaste.

Hijo, no quiero con esta carta reivindicarme, sino más bien  reconocer frente al mundo mis errores y desaciertos, y asumir un compromiso más allá de nuestra realidad como familia.

Seré mejor en el futuro y cambiaré todos los aspectos en los cuales no he sabido cumplir.

Solo espero mi amor, mi pollito, que podamos juntos salir adelante a pesar  de las dificultades que se presenten en el camino, y que, a pesar de todo, puedas en el futuro lograr una vida repleta de felicidad.

Te ama

 

Tu madre.

5 comentarios en “Carta de una profesora a su hijo”
  1. En ningún momento hablas de un padre que te ayude , por lo que asumo que no puedes contar contar con un él, pero eso solo te da un mérito doble como madre. Espero que tu hijo sepa valorar lo gran madre que eres. Un abrazo.

  2. Hasta tu nombre coindice con el de una persona que amé y que he decidido dejar libre para que pueda adoptar las consecuencias de su decision, la cual fue ser madre de otro hombre y que ahora este maldito ha abandonado o que ella ha decidido asumir sola el hijo que viene en camino.

    yo digo, por qué tienen hijos si no tienen tiempo para dedicarle a ellos? es duro pero entiendo que es la alegria mas grande de toda la vida, que la sociedad actual está muy acelerada y no se puede hacer la vida familiar que se hacia hace años atras pero nadie podrá entender como se siente un hijo que no es tomado en cuenta por sus padres. Yo entiendo que uno se cansa y todo, que un hijo es agotante al agregarlo a la rutina diaria pero ponganse en el lugar de ellos… como se habrian sentido ustedes si sus padres no los hubieran tomado en cuenta o respondido sus dudas cuando las tenian?

    mis padres siempre fueron trabajolicos, somos 3 hermanos y siempre se dedicaron a nosotros, no tenian tiempo pero se acostaban muy tarde preparando la comida para el otro dia y si nos veian despiertos siempre nos regaloneaban y respondian hasta la pregunta mas estúpida, siempre para nuestro crecimiento personal. Tambien se justificaron con nosotros cuando a veces no podian hacer algo o no tenian los medios para un regalo y la verdad eso como persona me hizo crecer mucho y apreciar el valor de lo que hicieron por nosotros pero se notaba que siempre hacian todo por nosotros, aunque hubiera cansancio, dolor, enfermedad o mala situacion.

    A los hijos no hay que pedirles perdon, porque ellos no pidieron venir al mundo… son los padres los que deben pedir perdon al cielo por no corresponder a una criatura que solo tiene a sus padres en esta vida. Aunque cueste, aunque se deba trabajar menos y ganar menos plata, pero siempre.. SIEMPRE un hijo debe ser lo primero ante todo, los trabajos pasan y vuelven, los hijos crecen y nunca volveran atras.. una frustracion o una falta de atencion puede ser un factor que determine finalmente su personalidad.

    En este mundo, me da rabia cuando veo que traen hijos al mundo y no son capaces de dedicarles el tiempo que se merecen. Tambien me da rabia cuando un hijo solo tiene un solo padre… los niños se hacen entre 2 personas y es el malnacido mas grande del mundo el que procrea y no se hace resposable, peor que un perro. En ese sentido alabo la labor de un padre que debe hacer ambos roles pero igual no justifico que se le haya quitado ese derecho de ambos padres. La madre de mis hijos será la mujer que yo debo estar seguro que estará dispuesta a dar vida y formar a personas para el futuro asi como lo estoy yo. Un hijo será lo mas importante para mi, mas que el tiempo para el trabajo o el descanso. Los hijos duran poco con uno, no mas de veinte años, y por eso hay que apoyarlos al maximo.

    Ahora, como profesor, alabo esa labor. Tomar la responsabilidad de un padre, educar a esas personas, dedicarles el tiempo, enseñarles valores, costumbres, codigos, etc… es uno de los trabajos mas mal recompensados dada su importancia. Tuve grandes profesores en mi vida, los cuales marcaron mi existencia con los valores entregados y me da lata cuando van padres caradura a recriminar su trabajo. Es cierto, debe existir una vocacion. En ese sentido me siento afortunado ya que todos los profesores valorables para mi fueron mas que eso, fueron mis segundos padres, mis guias, etc… Gran valor

    Y por ultimo, gran valor a esas personas que asumen el rol de padres sin tener que hacerlo. Ese amor que pueden entregar a un niño que aunque geneticamente no sean nada, pero afectivamente sean padre e hijo. Ese niño, es un afortunado. Esa persona puede ser un tio, un abuelo, un profesor, etc…

    En estos momentos como desearia tener un hijo para regalonearlo, salir a jugar, compartirlo con mis padres, etc… pero la vida se encarga de no hacer las cosas faciles. Debe existir alguna razon para que las personas que quieren ser padres no puedan serlo y las personas que se complican al serlo les resulte tan facil traer niños al mundo. Como dice el dicho,… “Dios le da sombrero al que no tiene cabeza”

  3. Ojalá María José pudiera leerme. Su historia es un espejo de mi vida como hijo de una profesora, y leerla de verdad removió mis mas íntimos recuerdos.
    Al contrario de lo que opina Víctor, “traer al mundo a hijos y no son capaces de dedicarles el tiempo que se merecen”, no emitiré juicios tan estrictos si no conozco la realidad de María José. Si bien no puede dedicar mas tiempo, estoy seguro que ese hijo cuando sea mayor, reconocerá que el esfuerzo de su madre por darle de comer, vestir, techo, y UN GRAN EJEMPLO DE SUPERACIÓN. No creo que esa madre haya decidido quedarse sola para que la crianza sea mas difícil.
    El mundo ideal no existe, y tarde o temprano todos tendremos pruebas que superar, incluso ese niño cuando sea adulto, deberá entender el contexto de su familia y salir adelante.

    En lo personal viví algo similar. Creo que la última vez que me revisaron un cuaderno o hicieron una tarea fue en Kínder. Es más, en la enseñanza básica, aprendí a leer, escribir, sumar y restar sin siquiera tener cuadernos.
    No tuve la fortuna de contar con furgón escolar, por lo que tuve que aprender a movilizarme en locomoción colectiva a muy temprana edad (mas o menos tercero básico).
    En la enseñanza media comprendí que la vida se compone de decisiones y caminos, por lo que tomé la decisión de estudiar una carrera. No conocí un “Cepech” o “Pedro de Valdivia”, sino que usé facsímiles usados de años anteriores.
    Quedé en la Universidad de Chile, y me titulé luego de uno que otro receso por trabajar y estudiar.
    La verdad es que profesionalmente me va bastante bien, y hoy ya pude superar ese círculo vicioso de los escasos recursos.
    Aquí va mi carta para esa Madre:

    Madre, en tus manos vi la tiza que entregaba horas de dedicación a otros niños. Mas no importa por que también vi que el motivo de ese esfuerzo era por mi.
    El mejor regalo que pude tener de ti, es el ejemplo de honestidad, rectitud, y PERSEVERANCIA. Eso vale más que hacerme una tarea, o revisarme la mochila. Si bien tuve que aprender a crecer rápido, pero ¿no es eso lo que siempre ha hecho la naturaleza con sus criaturas? La crianza es hacer de un niño, un individuo apto para sobrevivir en su entorno. Para que no sienta miedo, para que no se paralice ante el peligro, para que decida y tome las riendas de SU VIDA.
    Si alguna vez te quebraste ante mi, agobiada por deudas o trabajo, me demostró que eras un ser humano vulnerable, pero a pesar de ello seguías día a día sin renunciar. Agradezco que NUNCA hayas modificado la realidad del mundo, para que yo fuera más feliz en una forma ignorante. Si hoy soy extremadamente feliz, es por que entendí temprano que la vida es difícil y que debemos estar preparados ante cualquier cambio de dirección del viento.

    Muchas lecciones diste a tus alumnos, pero la lección de la vida me la diste a mi. Eso me hizo un hombre, me hizo parte de este mundo, me hizo quererte aún más.

    Madre no pidas perdón. Mas yo si debo dar siempre las GRACIAS. Tu inmenso amor superó siempre todas las barreras, y ante cualquier dificultad, me habló en un idioma diferente. Te entiendo y jamás te voy a recriminar. Muy por el contrario si naciera de nuevo, quisiera que nuevamente tu fueras mi madre. Si naciera otra vez, elegiría vivir contigo nuevamente todas las dificultades.

    La vida da vuelta las páginas, y los tiempos difíciles no duran para siempre. Ya llegó el momento en que a pesar de todo lo vivido, puedo decir con mucho amor que hiciste de mi un hombre sano, y apto para vivir este mundo. No guardo rencores, y si algo difícil nos tocó vivir, pues es la cruz que todos algún día debemos cargar, y si la llevamos es por que podemos. Gracias por ser como eres.

    Te Ama

    Tu hijo

    Sebastián.

Agregar un comentario